Tú, David, sigue fiel y te llegará tu turno, decía el “gordo fachas”

Secretos de Familia (capítulo XVI).-ruben-moreira-realiza-campana_2

Por: Adrián Garza Pérez.-

David Aguillón Rosales escuchaba a su verdadero Jefe, el gordo fachas, reunidos “como magnates”, en la casa de Bugambilias, donada voluntariamente (así se sentían en esa propiedad magnífica, comparada con la de la emblemática Valle de Las Flores):

Me urge que me lleven a la tintorería unos sacos, esto de los eventos y vestirse bien, fajarse la camisa y esas cosas de funcionario, me tiene hasta la madre. Tu no lo hagas, manda a Marucha, sirve que se active. Pero no sabe manejar, ah, que difícil con estos estorbantes de pueblo, hay que hacerles todo. Pues si quiere chamba que se aplique, es lo que hay; mandados.

Saquemos del IEPEC a Homero Ramos Gloria. Necesitamos en la Secretaría de Gobierno a uno de nosotros, a un “chaparro” sin ínfulas, que aguante vara y siga instrucciones, calladito. Que no le ande sobando el lomo a Humberto.

Pimentel…, que ya se vaya al DF; ¡la Representación o su casa!, que él decida. Su rol en este gobierno, se acabó. Operar La Laguna, fue para inhibir la “burbuja de Sifuentes” y para desactivar a Javier Guerrero. Esos Sampetrinos, todos igualitos.

Tú, David, sigue fiel y te llegará tu turno. Los negocios a través de los medios y todo ese asunto (de los reales y los fantasma), y el control total, de “chayoteros y de directores”, son vitales para el Plan ¿Y algún día podré tener una casa como esta patrón? Bueno, necesitarías que yo fuera gobernador….

Y aplicarte, si yo no gano, tu no mejoras (quien diría que su boca sería de profeta, hoy David Aguillón viven en el lujoso Fraccionamiento “El Molino”, en una modesta vivienda de cerca de  $20,000,000.00, ¿quieren ver fotografías? Y a su patrón, le fue bien, era consigna; él vive en San Alberto en una casita, también donada, de $100,000,000.00. También hay fotos, solo la alberca, para disfrute de la señora,  costó cinco millones. ¡Quiúbole!).

Ah, pero el sexenio es de Humberto, ¿Cómo me perdí? Mi única justificaciones es por saber quién mandaba, ya. El profe, entretenido en hacer justicia a su fiel chofer Vicente Chaires, primo de “Nico”, el modesto chofer de Lopez Obrador; le permitía invertir en algunos negocillos, con su salario estirado, no hay duda de ello. Alguna radiodifusoras (XESJ, etc., etc., etc.). Otros fraccionamientillos en zonas lujosas de San Antonio Texas y en fin, otras radiodifusoras y medios de los hermanos RCG y Rolando González. Ah, y algunas propiedades en el Centro de Saltillo, rentadas a los Museos, que luego proliferaron y que hoy siguen cubriendo puntual renta. Son rumores. Son solo rumores.

Pero ¿cómo saber quiénes son los personajes de la historia política actual, sin saber cómo nacieron, quien fue su padrino y a que interés correspondieron?, porque cierto es que en ese sexenio del profe, nacieron varios, desconocidos de antes.

Las finanzas  de Coahuila, las manejaba Jorge Torres López (o eso pensaba). Ahí, eran Subsecretarios: Enrique Martínez y Morales,  María Esther Monsiváis Guajardo y Javier Villarreal Hernández. El primero, hijo del Exgobernador saliente (del hacedor de Humberto). Los otros dos, con historias distintas, que los ubican en el control del dinero. Javier Villarreal, había destapado el tema de los aviadores en la SEP, en plena campaña de Humberto, con el mensaje claro de quién mandaba de que, nadie se siente mayor de edad, sin serlo ¿Como se explica entonces que el mensajero Villarreal fuera premiado con ese cargo, en esa área, por el agraviado?

¿Hubo un compromiso de lealtad entre Enrique Martínez y Martínez y los hermanos Moreira, para que el vástago fuera impulsado como candidato a la alcaldía de Saltillo, compromiso no cumplido?

Humberto era Gobernador, y mandaba. Rubén, era Subsecretario de Gobierno, y se empeñaba en mandar. Desde la campaña, Samuel Rodriguez era Presidente del PRI. Las diferencias con Rubén, eran notorias. Pero Samuel era fiel a Humberto, cuando menos entonces. Samuel y Fausto Destenave se entendían, venían de la misma etapa de desmadres de juventud con el profe. Ellos y Ricardo Castillo Garza que ocupaba la SEP (con la que Samuel soñaba), eran los pocos humbertistas que levantaban la bandera.

¿Cómo llega María Esther Monsiváis a Saltillo, desde su natal Nueva Rosita, quien la catapulta, y que hacía antes de llegar a Finanzas? ¿Quién trae a Saltillo a Javier Villarreal Hernández desde su Tamaulipas querido, como se hace pareja de Marucha, con quien llegó a tener planes de boda; cómo resulta el falsificador mayor y el beneficiario del dinero transnacionalizado, y, a la postre, el pitarreo de la verdadera Deuda y saquiza, de los Co Conspiradores y hoy, próximos querellados en Texas y España, junto con otros jilgueros que salvaron su pellejo (ahí les hablan Jorge y Rolando)?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s