Allegados a los Moreira filtran conversaciones, grabaciones, datos, papeles y hasta información clasificada

jesus

Jesús Torres Charles era el negociador de Rubén Moreira con “aquellos”.

Secretos de Familia (capítulo XVIII).

Por: Adrián Garza Pérez

Trascurrías los meses del inicio de la nueva administración de Humberto Moreira Valdés. Rubén empezaba a mandar: Ponía gabinete. Golpeaba a todos, incluidos los incondicionales, para someterlos. El control jurídico, “legal”, y sobre todo, de “justicia y seguridad”, eran su prioridad de inicio de sexenio. Destenave Kuri le estorbaba especialmente para sus propósitos.

Jesús Torres Charles, flamante Procurador, era su gente y su negociador con aquellos. Solo el financiador de la campaña, se cocía aparte. El señor Ingeniero, sería lo que fuera, pero era serio en sus tratos y no permitía arreglos “con gatos o emisarios”. No era agricultor de nadie ni construía casas, y casi todo se valía con él,  “menos que lo negaran”.

Le regaló una casa en Bugambilias (que le cambió la vida social, al prófugo del interés social), pero eso era otra cosa, un acto de buena voluntad. La deuda entonces (con los paganos y mecenas) era de Humberto, pero como dejaba “el trabajo sucio”, al gordo fachas, pues este se bañaba con los acuerditos bajo la mesa. El Ingeniero reía. Les tomó la medida rápidamente. “Aun ahora”.

Empezaban a estorbarle los amigos del profe. Esos “leales a su hermano, el gobernador”. Pocos, muy pocos amigos del bailador, llegaron a cargos de poder: Fausto Destenave Kuri (SSP), Samuel Rodríguez Martínez (PRI), Jaime Castillo Garza (SEP), Indalecio Rodríguez López (PS). Luis García Abusaid (ST).

Hacer compadres era una táctica comprometedora del gordo. Así fueron: Jaime Castillo Garza, Luis Garcia Abusaid, Andrés Mendoza Salas, etc. “dejar el control del gobierno de Humberto a sus amigotes, es un peligro, “son unos irresponsables, hay que irlos desactivando”, decía Rubén a David Aguillón Rosales, Jefe de Prensa.

Su aviesa intención fue: “abrir la Caja de Pandora del PRI”, de heredarse el gobierno, de un hermano al otro, sin importarle, que con ello, se pusiera el mal ejemplo nacional. Y para justificarse, iba tomando el poder, paulatinamente, ante la complacencia de Humberto.

Los relevos para sustituir a los amigos de Humberto, estaban preparándose. La estrategia incluía prender fuegos en el estado para ocupar al bailador. Era un juego perfecto: Quemar a los leales al profe; dejando como héroes a sus allegados, y justificado su próxima incursión al gabinete.

Chantajeaba a su hermano menor con “aquel algo” que entonces ellos sabían. Ahora, todo trasciende, todo se sabe. Todo es filtrado por la familia dolida, por algunos esclavos de la intimidad, y por todos aquellos leales, que humillados y culpados por pecados ajenos, se sienten motivados a compartir (conversaciones, grabaciones, datos, papeles y hasta información clasificada).

Aquí… se irá contando todo. Aun con tantas intentonas de cancelar la Saga.

Hay mucha gente interesada en convencerme de que, fue Humberto Moreira quién decidió, desde el principio, que su hermano mayor, el gordo, lo sucediera. Ya tenía Humberto el plan de dejar el tiradero, y solo su hermano (las ambiciones e ínfulas ególatras, de un rojillo que ama el dinero fácil), podría ser la tapadera del desastre. La idea no acaba ahí, dicen que quien planeaba, tomaba decisiones, y era el perverso, era el profe.  ¿Ustedes que creen?

El poder absoluto, el amor por el dinero y los negocios millonarios (cuesten lo que cuesten), los envolvía y hermanaba al grado de que, a un año y poco más de gobierno, el profe planeaba ser Presidente de la República, y el gordo, se veía en las Cortes de la Haya de Holanda, presidiéndolas. No saben inglés, no hay cédulas ni títulos académicos con registro ante la SEP, no salían del rancho y ya surcaban altos vuelos imaginarios, sin medir la caída estrepitosa y harto dolorosa.

CONTINUARÁ…

3 comentarios en “Allegados a los Moreira filtran conversaciones, grabaciones, datos, papeles y hasta información clasificada

  1. Y qué vamos a hacer? dejar que sigan destruyendo lo poco Que queda del Estado? Debemos obligarlos a que restituyan lo k se llevaron y k sean juzgados como lo k son, unos delincuentes y criminales. Que sirva de escarmiento para los futuros politicos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s