Minimalismo laboral

La Quimera de Pep:

Escribe: José Luis Cuevas

CambalacheEn el año 1934 Enrique Santos Discépolo –músico argentino- escribió un tango que lleva por nombre “Cambalache” , uno de los productos de la cultura y del arte que retrata el acontecer del pasado siglo con un estilo muy peculiar; esto aún cuando apenas había transcurrido poco más de un  de los cien años correspondientes al siglo XX.

Esta pieza musical se escribió en el contexto de la Argentina de los años treinta, y si bien no es mencionado ningún país en concreto, el abanico de lugares en el que es aplicable va más allá de sus fronteras y es bastante amplio quizá por eso versa de la siguiente manera “Que el mundo fue y será una porquería ya lo sé; en el 506 y en el 2 mil también…” En resumen: la vigencia de este tango ha estado lejos de expirar luego de más de 80 años, y en los cuales muestra la línea del tiempo un cambio de siglo.

“Siglo veinte, cambalache, problemático y febril… “ ¿y el veintiuno?.

Pero el siglo XXI ha sido también un vaivén de acontecimientos, no sólo en la Patagonia sino también en México. En 2012, durante los últimos meses del gobierno de Calderón se envió en calidad de urgente una iniciativa que buscaba modificar los procesos laborales en México. Los principales objetivos eran incrementar la competitividad, la productividad y el empleo, así como las condiciones en que este se da pero consigo venían figuras laborales como el outsourcing  y los contratos a prueba, que se habían mantenido en un vacío legal y las cuales era necesario que fuesen archivadas en algún lado; en el argot del tango antes mencionado “es lo mismo el que labora noche y día como un buey que el que vive de los otros….”

Se estimaban que con las adecuaciones, además de mejorar la estadística poblacional, la producción total del país se aproximaría al cuatro por ciento, esto por mencionar los pronósticos de la OCDE; sin embargo a principios de marzo Banco de México comunicó entre sus avisos parroquiales que se generarán un menor número de empleos formales y con ello se recorta el pronóstico de crecimiento para el país durante el presente año debido al impacto de la volatilidad internacional, concretamente en lo que compete a las exportaciones y a los bajos precios del petróleo.

Con todo ello se espera que el avance de la economía nacional sea de entre 2 y 3 por ciento para 2016, cifras menores a lo proyectado con la vigencia de la reforma laboral, esto a más de tres años de que pasara por las Cámaras del país.

La falta de catalizador económico se empata con la disminución del empleo formal -el que aparece en las cifras que se pueden presumir-  en aproximadamente 20 mil plazas. Esto sitúa los puestos formales entre 610 y 710 mil personas; la mitad del millón 200 mil personas que se incorporan al mercado del trabajo anualmente.

Para el cierre de la primera mitad del sexenio Peñista -según las cifras de INEGI- al último trimestre del año 2015 el empleo aumentó en quienes reciben hasta dos salarios mínimos ( poco más de $146 pesos), mientras que quienes perciben más de 3 salarios mínimos han tendido a ser menos; es decir: se incrementa el empleo pero con remuneraciones precarias.

¿Entonces de se trataba la reforma? Minimalismo laboral.

“Da lo mismo que sea cura, colchonero, rey de Bastos, cara dura o polizón…”

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s