Armando Luna, el control de los negocios sucios de Rubén Moreira

Secretos de Familia (capítulo XXVI).-

Por: Adrián Garza Pérez.-

luna2

Hemos dicho a lo largo de estos XXVI capítulos, que el gordo fachas era (en aquel sexenio) quien se encargaba del trabajo sucio, a expensas de su hermano el gobernador Humberto Moreira (que sabía todo y usaba al desenfadado gordo en esas artes conspicuas, que le eran y que le son, naturales a su entelequia).

Bien aprendió el oficio Rubén Moreira, al grado de gustarle; de encontrarle el agrado financiero. (Pasados los años y el sexenio, lo sigue operando directamente, sus secretarios de gobierno al turno y el procurador, solo son mandaderos y encargados de facilitar con las corporaciones tácticas, el trabajo ajeno. Pero hay que fingir, “el cinismo y el negocio son aliados naturales”. Dice estar en contra de la legalización de la mariguana y dice al expresidente Vicente Fox, quien propuso negociar con el crimen: “son mamadas de este guey”. Soez el mandatario e hipócrita el negociador. (¿Celos profesionales?).

La conformación del gabinete y del Congreso del estado, explican el juego de ajedrez en una administración. Pero en una estrategia (en un Plan tipo Moreira), dibujan el escenario de las complicidades y los negocios. Claro está amigos, que en este primer sexenio Moreira, nada fue casual, nada fortuito y que los hermanos (Humberto y Rubén, aunque tienen  diferencias de forma de ser y de operar) son lo mismo… en lo profundo. Se tapan con la misma cobija, la del dinero fácil. Corría el año 2008. ¿Recuerdan el gabinete, esos relevos que ya anunciaban el atraco? Los enroques, los escogidos diputados y los cómodos alcaldes.

En la oficina del gobernador despachaba aun, Vicente Chaires. La prensa y los negocios similares (publicidad, facturas cambiadas, fantasmas y particiones; “te doy y me regresas”) las manejaba David Aguillón Rosales. Armando Luna Canales era secretario de gobierno (había sustituido a Homero Ramos Gloria quien se fue a Derechos Humanos. Y miren la tendencia histórica, primero secretarios de gobierno, jefes de las policías y luego a derechos humanos… a limpiarse “la conciencia”. Es este el amor y el respeto a los derechos humanos, al tipo Moreira).

En educación despachaba un profesor, (y es relevantes destacarlo, a la postre, ya no), Ricardo Castillo Garza (uno de los humbertistas que el gordo hizo compadre). Turismo era relevado por José Luis Moreno Aguirre, Hilda Flores Escalera se iba de diputada local. En salud, un doctor despachaba, Raymundo Verduzco Rosán (en su tercera etapa sexenal como secretario). Salía Hugo Martínez González de obras públicas y se cambiaba a desarrollo social. Al relevo llegaba Marucha Monsiváis (Rubén encumbraba a su gente; “las obras y el dinero, simbiosis predilecta”). Luis Gerardo García Martínez dejaba Sedesol y se iba al congreso, otro diputado local.

 

 

Jorge Torres López se iba de acalde interino de Saltillo, y adivinen, llegaba a la tesorería, Javier Villarreal Hernández (el otro alfil del gordo fachas. Sí, Javier obedecía a Rubén, no solo a Humberto, pues que creían, que la ruta del dinero no está clara). En la contraloría (ahora con el nombre de función pública), encargado de limpiar la cloaca que se iba llenando rápidamente, estaba Ismael Ramos Flores. En medio ambiente era titular el compadre Héctor Franco López (a la postre, coordinador de la campaña de Rubén por la gubernatura. Y quien hoy no es más porque se le ocurrió enfrentarse a la señora Viggiano. Dividiendo sentimientos, fue enviado como delgado de la SCT, hasta ahora). La inventada secretaría de desarrollo de la región laguna era ocupada por el reluciente amigo de Carolina, Miguel Riquelme Solís. Eduardo Olmos (prófugo amigo de la burbuja), se iba de candidato a la alcaldía de Torreón.

En fomento agropecuario estaba Héctor Fernandez Aguirre, hijo de Braulio Fernandez, ex gobernador. En la secretaría de seguridad pública, sobrevivía Fausto Destenave Kuri, a quien mermaban poder año tras año, quitándole áreas a su mando. Era el caso de los ceresos que pasaban a control de Armando Luna Canales (la idea ya lo hemos dicho antes, dar un poder y control total al entonces procurador y luego Fiscal Especial, Jesús Torres Charles, quién manejaría, a la postre, la prevención y la persecución en una misma entidad, abominable fórmula imaginada por “fachas”, y como broche de oro, y del oro; “el control del crimen”). Luna Canales, entregado a fachas, jugaba su rol. Facilitar al gordo el control de todo tema perverso.

Víctor Zamora Rodriguez, Francisco Tobías Hernández, Fernando de las Fuentes Hernández, Enrique Martínez y Morales, Hilda Flores Escalera y Luis Gerardo Garcia Martinez (entre otros), eran los señalados como candidatos y luego como diputados locales (el diablo, fue el líder del congreso). Jericó Abramo Masso a la alcaldía de Saltillo. En torreón, Eduardo olmos Castro, en Monclova Armando Castro, Ramos Arizpe, Ramón Oceguera Rodriguez (solo por recordar algunos personajes).

El gordo fachas, inaugurando el nepotismo; era ya presidente del CDE del PRI, para operar su masacre política. Para acabar con los grupos políticos del estado, uno  a uno, canibalizados y desmembrados (llegó a finales del 2007, se quedó a hasta el 2010).

¿Qué pasó en el Congreso, “que se votó en esa horneada de alfiles”, que pasó en las alcaldías estratégicas? Ello, en el siguiente capítulo de esta “Saga Novelística”. Los lunes, son de novela.

Continuará…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s