Suenan las alarmas, agregan $830 millones a la “megadeuda”

…si se pidió dinero es porque la administración estatal no tiene capacidad económica de afrontar su operación, conste que no hablamos de obra pública que brilla por su inexistencia

lito3

Ismael Ramos. Las cifras no cuadran.

EXPLICACIONES, VACÍAS COMO POCAS.-

Por Horacio Cárdenas.-

La política, y para el caso, también el trabajo de las oficinas de prensa asociadas al gobierno, reconocen básicamente dos formas de reaccionar a una noticia que no les acomoda a los gobernantes, sobre todo a aquellos que tienen la piel muy delicada, la primera de ellas, y a la que de un tiempo para acá nos tienen acostumbradas las más diversas instancias gubernamentales, es hacer como que la virgen les habla, literalmente tiran a Lucas al periodista que devela una situación que amerita una explicación, no al reportero, faltaba más, sino al público que se ve afectado por las malas decisiones y peores acciones de los funcionarios públicos, pero estos se encierran en su campanita de cristal, a donde no les llegue el barullo del descontento.

¿Qué le importa a los gobernantes la obligación constitucional de dar una respuesta a las denuncias públicas?, para ellos lo que aparece en los medios no es digno ni de verlo, oírlo o mucho menos leerlo. Hasta podría ser que tuvieran algo de razón cuando dicen ¿y a qué hora voy a trabajar si me la tengo que pasar respondiendo lo que dice la prensa?, lo cual es una falacia, porque si realmente trabajaran, no habría cuestionamientos que tuviera que recoger o investigar el periodista.

La otra forma de reacción es la de aplastar la aseveración que molesta a los gobernantes de la manera más violenta posible. Aquí no importa si es verdad lo que se dice, aunque es más probable que lo sea a que no lo sea, por la capacidad que tiene de enojar al poderoso, que si se tratara de un infundio con desmentirlo sería más que suficiente, después de todo, pocos placeres más disfrutables para un grillo que el poder escribir  a un periódico para exigir la inserción en el mismo espacio en que fue publicado el presunto infundio, el desmentido, la aclaración o más puntualmente, el exabrupto con el que quieren hacer pinole al periodista que se atrevió a atacar a sus sacrosantas figuras.

Desde luego que hay más reacciones posibles, la más improbable, la de ver si es cierto lo que dicen, investigarlo, corregirlo y publicitar que se atiende a la prensa y bla bla bla, con lo que además callarían la boca del medio latoso, eso sería muy útil porque la gente vería que la prensa sirve de algo, se ahorrarían una lana en puestos de inspectores, entre otros, y sin embargo… mejor que nadie se atreva a decir que al gobierno lo mangonean, todo menos eso. Está también el lanzar borregos y buscapiés, eso ocurre sobre todo cuando se quiere conocer, discretamente y sin caer en las encuestas que tan cuestionables son, la opinión de la población respecto a un proyecto, a un candidato, a un impuesto o cualquier medida

Pero la más extraña forma de política oficial de comunicación es la que se está poniendo en práctica por parte del gobierno de Coahuila, que podría describirse como aquella frase coloquial de que el que se ha quemado con leche, hasta al jocoque le sopla… en efecto, hace días apareció primero en un periódico de la capital, y luego en otros, una supuesta aclaración  del secretario de finanzas Ismael Ramos Salas, en que dice que la deuda pública de Coahuila es de 37 mil 213.8 millones de pesos, “permitiéndose” hacer la precisión de que la deuda pública reestructurada al 17 de julio de 2015 era de 36,767 millones.

No sabemos si sea que cuando comienzan a mencionarse cantidades de varios ceros mal puestos y muchos millones, pierde uno la capacidad de comprender exactamente cuánto importa eso en dinero convertido en bienes o servicios, o hasta en impuestos cobrados por sobre los que eran antes, el caso es que nadie chistó cuando se dijo que había el tal aumento de la deuda… que por supuesto que lo hay, porque datos gordos, en 2015 se debían 36,767 y para abril pasado ya eran 37,213, eso a cualquiera, contador, ingeniero en sistemas, preparatoriano o párvulo, es más y no menos.

Donde sale un peine que nadie andaba buscando es en el párrafo de la misma carta, donde el gobierno del Estado da a conocer que se pidió un crédito a corto plazo por la friolera de 830 millones, mismos que serán pagaderos en el transcurso de un año, y aquí sí que comienzan a sonar alarmas, porque ¿a quién le avisaron que se contrataba el crédito?, ah, seguro que pidieron el aval del congreso y este se los dio, sin que la oposición pusiera el aullido en el cielo, ah y que todo esto ocurrió en el mes de diciembre del año pasado… aquí sí que se hacen de sospechas, ¿pues no que la disciplina, que el avance de gestión financiera, que si las arañas, tenían a Coahuila como el tan sobado “referente” en materia de eso que siempre presumen?

Pero además, se hacen todavía más de delito, de de Lito Ramos, porque si la cantidad inicial es de julio del 2015 y la final es de abril de 2016, con solo la diferencia del crédito de 830 millones ¿qué es lo que se ha hecho para bajar la deuda, pagar intereses y capital?, la triste respuesta, en función de los números fríos, es que no se ha hecho nada. La pretendida estrategia financiera con la que se pasean tan orondos, resulta que es solo de mantenimiento de que la olla de presión no explote, pero todavía más grave, si se pidió dinero es porque la administración estatal no tiene capacidad económica de afrontar su operación, conste que no hablamos de obra pública que brilla por su inexistencia, sino del puro funcionamiento del aparato gubernamental, de por sí dispendioso, pero que necesita refuerzo de 830 millones, mismos que también dudamos que exista la posibilidad de pagar, con lo que seguramente se van a sumar, luego de rigurosa renegociación para pagarla a menos intereses… pero a más años, a la otra deuda, la megadeuda que no puede esconder el megafraude que le dio lugar.

Eso en la parte de finanzas, en la de comunicación social, ¿de qué se trataba, de dar a conocer en una cachetada de revés que se había pedido un crédito del que pocos sabían?, ¿se trata de dar explicaciones que nadie había pedido?, ¿se trata de intentar desmentir la aritmética que incuestionablemente señala más deuda en vez de menos deuda?, ¿se trataba de volver a balconear la incapacidad del secretario Lito Ramos de abrir la boca frente a un micrófono sin meter la pata?, ¿Cuál era la intención?, es pura curiosidad, el palo de otros 830 millones en una deuda que no baja un peso, no hay quien se lo quite a los paganos coahuilenses.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s