EL INDICADOR EMPLEO

Por Horacio Cárdenas.-

Este 2016 será un año amargo en materia de empleo.-

DESEMPLEO

Ya para estas fechas, si algo está quedando claro aparte de que, visto el rompimiento de las promesas y propósitos del sexenio, no hay la automática transformación de lo que éramos hace cuatro años, respecto de lo que queríamos ser para este y el entrante y para el futuro por venir, es que a nivel económico y a escala global, si las cosas no están peor que antes, está el mundo batallando desesperadamente para mantenerlas igual. Ojalá nos quitáramos de romanticismos calendáricos, lo que éramos lo seguimos siendo, y así continuaremos, a menos que realmente tengamos la intención y nos apliquemos a modificar las tendencias, no de golpe que eso ha quedado demostrado infinidad de veces que no funciona, sino de poco a poco.

Una de las cosas que se esperaban, casi que se anhelaban para este 2016 por grandes masas de gente y de la cual el gobierno de Coahuila había hecho una de sus banderas, es la relacionada con el empleo, preocupación mayúscula de quienes no lo tienen y no menor entre quienes han sido sentenciados de que lo pueden perder ante las difíciles condiciones de ese elemento particular de la economía. Si bien no hay gobierno en el mundo que no proponga en su lista de grandes proyectos para cada año la creación de tantas más cuantas plazas laborales que absorban a los jóvenes que alcanzan la edad de trabajar, pocos son los que logran la meta, y cuando lo hacen, es de orden cualitativo más que cuantitativo, con empleos de baja remuneración y temporales la mayoría, que si bien sirven para alimentar con estadísticas maquilladas el discurso político, en la realidad de las finanzas individuales y familiares el impacto es mínimo.

Sobre este tema del empleo, el “Brujo Mayor” del análisis económico global, Mish Shedlock lanzó hace pocos días su predicción respecto al comportamiento probable del Indicador ISM, y vale decir que no es nada halagüeño, más bien lo diametralmente opuesto. El indicador ISM (por Institute for Supply Management) es uno de los más antiguos, más amplios y respetados en el mundo, elaborado sobre la base de la investigación de más de 300 grandes empresas manufactureras, se avoca a monitorear el empleo, los inventarios de producción, nuevos pedidos, las entregas por los proveedores, entre otros datos que buscan dar una idea lo más precisa posible de las condiciones del sector manufacturero, para más señas el motor de la economía de cualquier país y del mundo como suma de ellos.

Pues bien, sobre la tendencia del Índice ISM, Mish Shedlock prevé que este 2016 será un año amargo en materia de empleo, y para ello da lo que llama una auténtica letanía razones para ello, comenzando por el triste principio de que la manufactura ha estado en franca recesión por cerca de un año, y contrario a lo que se suelen pensar y declarar alegre e irresponsablemente los economistas, no es el consumo el motor del crecimiento, sino la producción, con el sector manufacturero estancado ¿de qué crecimiento puede estarse hablando que se refleje en bienestar para la población derivado de que la gente tenga un empleo y le paguen por realizarlo?, eso solo para comenzar, pero seguido de muy cerca de otro triste hecho, los indicadores de vivienda también se han venido frenando, en buena medida por que los precios de las casas están muy por encima de la capacidad del trabajador, y del desempleado, para adquirirlas: si no hay quien las compre ¿para qué hacerlas?, y si no hay razón para hacer nuevas casas, menos la hay para contratar las grandes cantidades de mano de obra que esta actividad demanda, obvio de momento no se ven perspectivas de abaratar la vivienda para reactivar la construcción y el empleo en ella.

Entrando en el eterno pleito de si los aumentos salariales contribuyen a la depresión económica, al entrar en vigor los nuevos salarios mínimos, esos que son una mera referencia además de un mito genial, este componente de la producción es visto como uno que afecta las intenciones de las empresas para la contratación de nuevo personal. Claro, quienes esto dicen preferirían que la gente trabajara de gratis y viviera de aire, pero a como están las cosas, ni aun así lograrían que despegara la economía y que no hubiera una sola persona desempleada.

Otra mala señal para la creación de empleos es el hecho de que el año 2016 no pinta bien para las cadenas de tiendas de autoservicio y departamentales, muchas de las cuales sí, ampliarán operaciones, pero no en una proporción que sea tan determinante en afectar el indicador como lo ha sido en otros años. Si esto es cierto para las tiendas grandes, lo es más para los pequeños negocios, las plazas comerciales y demás modalidades, que estarán enfrentando una situación no especialmente optimista, por lo cual si planeaban contratar más trabajadores… se lo pensarán dos veces o más.

Desde finales de 2015 y a cómo va el año, algunas de las más grandes corporaciones a nivel mundial han anunciado que no ven gran expansión durante los próximos doce meses, e incluso que hasta podrían sufrir pérdidas, esto en parte, aunque no exclusivamente se debe al súper dólar, que poco aliciente ofrece para las exportaciones. Si a esto sumamos el efecto ya percibido en muchas empresas, de que se han quedado con sus inventarios, menos es el interés por crear posiciones para ocuparse de fabricar más de lo que se seguirá quedando guardado.

El análisis de Shedlock sigue tocando los temas más diversos, desde la migración en Europa y otras zonas del planeta, que afecta negativamente las posibilidades de creación de empleos bien pagados ¿Quién crea una plaza de alta remuneración cuando dos o tres migrantes la toman por una fracción de eso y además lo agradecen toda la vida?; está también el detalle de la recesión en Canadá, socio comercial de Estados Unidos y México en el TLC y que está arrastrando no poco  la economía de ambos a la baja; la industria automotriz no está en su mejor momento que digamos, sector preponderante en México y en Coahuila, que aunque se ha salvado de las afectaciones en las plantas locales de lo que pasa en otros países, no por eso deja de resentir los efectos, por aquello de la globalización.

En fin, si quiere enterarse más, de como es muy probable que acabe 2016 y luego el sexenio en cuestiones de empleo, con datos sólidos y no con discursos de políticos a los que no les aplauden, consulte http://globaleconomicanalysis.blogspot.mx/2016/01/ism-leading-indicator-of-jobs-why-2016.html

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s