“La verdad duele, saber lo que ocurrió duele”, dice madre de joven asesinada por Chano Millán

*** Desaparecieron a toda la familia de la fundadora de “Alas de Esperanza”.-

ellas

Madres de familia integrantes de la agrupación Alas de Esperanza que llevan cinco años buscando a sus familiares. (Foto de La Rancherita del Aire)

Piedras Negras, Coah., 15 de julio.- “La verdad duele… saber lo ocurrido con nuestra gente, con nuestra familia, duele más”, esto lo aseguró Olga Lidia Saucedo García, madre de Atsi Adanary Reina Saucedo, una de las jóvenes desaparecidas en Allende y que hoy podrían formar parte de la lista de crímenes cometidos por Marciano Millán Vázquez, el sanguinario ex líder de los zetas que hoy está siendo enjuiciado por la Corte norteamericana en San Antonio, Texas.

Cinco años han transcurrido desde que hombres armados tomaron por asalto la cabecera municipal de Allende y a bordo de camionetas trasladaron a más de 300 personas a las instalaciones del Centro de Readaptación Social de Piedras Negras donde las ejecutaron y luego despedazaron e incineraron los cuerpos para desaparecerlos.

Hoy todo eso empieza a salir a la luz con las declaraciones de testigos protegidos de la corte. “Se han ventilado detalles de lo sucedido y… es bueno saber que ocurrió con nuestros hijos, aunque la verdad duele”, dijo la presidenta de la Asociación Alas de Esperanza, organismos no gubernamentales que lleva meses tratando de encontrar a los desaparecidos de Allende.

Ahora, es a través del juicio que se desarrolla en San Antonio donde se empiezan a ventilar detalles de lo sucedido y ahora los miembros de Alas de Esperanza ya solo tienen la esperanza de que los culpables de los terribles crímenes sean castigados.

Lamentó, junto con otros miembros de esa organización que si eran cosas que ya se sabían por qué nunca se hizo algo. Recordó que su hija Olga Lidia desapareció junto con su yerno José Alfredo Ruiz Rodríguez, además de la madre de este Juanita Rodríguez, su hermana Roxana Ruiz de Villa, el esposo de ésta Antonio Villa y el hijo de ambos, José Antonio Villa, de tan solo 14 años de edad.

Todos ellos desaparecieron el 18 de diciembre del 2011, se los llevaron juntos con dos trabajadores de la familia Ruiz Rodríguez. “Quien participó en esos crímenes era amigo de mi yerno”, ahora vamos sabiendo la verdad, él mismo lo ha declarado en el interior del CERESO de Piedras Negras y ahora se reafirman estos crímenes con el juicio que se realiza a Millán Vázquez.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s