Satchel Paige… Respetable Anciano

AQUELLOS TIEMPOS.-

Escribe: Miguel Angel Genis.-

satchel2

Después de retirar a dos batea-dores de los Bravos de Boston en la séptima entrada del quinto juego de la serie mundial de 1948 en trabajo de re-levo, el grandioso jugador sepia Satchel Paige dejó su lugar a otro pitcher de Cleveland en un desesperado esfuerzo del manager de los Indios, Lou Bou-dreau, por evitar la segunda derrota en la serie de su estelar lanzador; el grandioso Bob Feller, quien dejó el juego con anotación en contra en la que era su segunda salida en serie mundial, no obstante haber sido uno de los más grandes serpentineros de todas la épocas.
Los periodistas que cubrían el partido abordaron de inmediato a la “Leyenda Negra” para obtener una entrevista del jugador que, oficialmente lanzaba en el Clásico de Otoño con 43 años cumplidos sobre sus espaldas y su cansado brazo. Querían preguntarle qué sentía al haber llegado a una seri mundial a tan avanzada edad.
Con una ligera sonrisa. Satchel Paige contempló con un poco de piedad y con mucho de malicia a los reporteros deportivos que se habían ido con la “finta” de los directivos de los Indios de Cleveland, quienes informaron, al adquirir el contrato del fabuloso lanzador de color, que éste había visto la luz primera en Mobile, Alabama, el 7 de julio de 1905. El lugar de su nacimiento era correcto, pero quienes conocieron al lanzador de leyenda de AQUELLOS TIEMPOS, afirmaban con gran seguridad que la fecha de su nacimiento era incorrecta. La fecha alterada del natalicio de Paige quedó como oficial desde entonces aunque el grandioso jugador confió en más de una ocasión a los periodistas que lo entrevistaron años después, que el mismo desconocía el año de su nacimiento. Satchel no sabía leer ni escribir, no sabía de números, ni las cosas que los niños afortunados aprenden en las escuelas. Él fue a la universidad de la vida y se especializó en lanzar la pelota de béisbol con gran maestría.
Quienes fueron sus contemporáneos declararon que cuando el astro de color lanzó en la serie mundial de 1948, había rebasado ya el medio siglo de vida. El grandioso jugador todavía dio mucho que decir, pues cuando dejó a los Indios de Cleveland jugó con los cafés de San Luis y en 1965 (días antes de cumplir 60 años de edad) lanzó tres entradas para los Atléticos y se retiró con una amplia sonrisa porque entre otros, él sabía que estaba cerca de cumplir los setenta años. Un verdadero anciano para cualquier época y para cualquier otro atleta, pero no para el legendario estrella de las Ligas Negras de la Unión Americana.
Las estadísticas de triunfo y derrotas se pierden totalmente cuando se habla de Satchel Paige. Todos Saben que obtuvo más victorias que ninguno otro lanzador durante sus 22 años en las Ligas Negras y todavía, cuando Bill Vecck, dueño de los Indios de Cleveland lo llevó a las ligas mayores en 1947, el portentoso brazo de Paige, le dio seis victorias a la tribu a cambio de una solitaria derrota. Es el novato más viejo que ha llegado a un equipo de las grandes ligas en toda la historia de este deporte.
Con los “Monarcas” de Kansas City de las ligas negras, Satchel Paige fue todo un espectáculo y una leyenda. Ganó tanto juegos que nadie se tomó la molestia de registrarlos en los libros. En todas las plazas lo querían ver lanzar y por esa razón tuvo más apariciones en el montículo que cualquier otro pitcher. Los propietarios de los equipos contrarios exigían que Paige lanzara en cada una de las series por lo menos un partido, porque eso garantizaba un lleno total del estadio y naturalmente mayor rendimiento en las finanzas.
Tal vez el éxito de Satchel Paige se deba más que nada a la forma en que desde pequeña edad empezó a lanzar la pelota de béisbol. En alguna ocasión confió a un reportero que desde pequeño pensó en ser jugador profesional y para ello se preparó en el patio de su casa. Contó que colocaba hasta diez pequeños melones sobre una barda del granero y lanzando las pelotas desde la distancia del pitcher de jom, lograba derribar casi siempre todos los blancos. Así, se fue haciendo de una gran puntería que lo llevó al triunfo en los diamantes deportivos.
En las ligas mayores, donde prevalecía la discriminación contra los jugadores de piel oscura, nunca llegaron a enfrentarse el más grandioso lanzador de todos los tiempos: Cy Young y el bateador más explosivo de siempre, el tremendo babe Ruth, Sin embargo, en las ligas negras, si fue frecuente el enfrentamiento de los dos más grandes peloteros de todas las épocas: el fabuloso bateador Joshua Gibson y el lanzador del tremendo control y la bola indescifrable: Satchel Paige.
Cuando estos peloteros se encontraban, el espectáculo estaba garantizado, los aficionados colmaban los estadios. Ambos se enfrentaban en un duelo de poder que fue lo más grandioso que blancos o negros pudieron presenciar. En muchas ocasiones, Paige dominaba al coloso de ébano pero en otras muchas explotaba el poderoso bateo de Gibson y la bola abandonaba el parque por encima de la barda para deleite de los aficionados.
Satchel Paige se enfrentó en más de una ocasión a los estrellas de las ligas mayores y frente a ellos demostró su enorme calidad. Los jugadores y managers contrarios coincidían en que no había en el béisbol un lanzador más efectivo y grandioso que el astro de “los Monarcas” de Kansas City. Lástima que solo pudiera competir contra los peloteros blancos en partidos de exhibición. Con mucha frecuencia, Satchel Paige ofrecía un espectáculo extra a los aficionados. A mitad de juego, cubrían los jardines de su equipo, que se sentarán tranquilos sobre el pasto, porque él se encargaría de despachar a los bateadores contrarios… ¡Y siempre lo lograba con sus potentes lanzamientos!
Por sus méritos muy reconocidos el serpentinero de color está en el Salón de la Fama de Cooperstown, Nueva York, aunque la placa en su honor no dice cuántos juegos ganó porque… ¡Fueron tantos que nadie pudo contarlos!.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s