Llegaron a Allende 200 sicarios y “cargaron” con cientos de personas

*** Patrullas municipales custodiaron la acción de los zetas; ejecutaron a la gente en Piedras Negras

***”Empezaron a sonar disparos… mataron a mucha gente”, jura lugarteniente zeta

zeta1

San Antonio, Texas, EU., 25 de julio.- “Ya que me soltaron, ya que estaba en el carro… empezaron a sonar disparos, mataron a mucha gente”, así narra su vivencia Adolfo Efrén Tavira Alvarado, ocurrida justo la noche en que los zetas iban a matarlo.

Las palabras de quien fuera uno de los miembros visibles de la poderosa organización criminal denominada Zetas que mantenían su coto de poder en Coahuila, en los municipios de Piedras Negras y Acuña, fueron recopiladas por el influyente semanario Proceso quien a su vez las retomó del pasado 14 julio.

Fue en esa fecha cuando Tavira Alvarado se presentó como testigo de la Sala Tres de la Corte Federal de Estados Unidos, en San Antonio Texas. Ahí, ante la justicia norteamericana habló de las atrocidades cometidas por Marciano “Chano” Millán Vázquez, el más sanguinario de la agrupación delincuencial bajo el mando de los hermanos Miguel Ángel y Óscar Omar Treviño Morales, ‘Z-40’ y ‘Z-42’.

Proceso escribe:

“De repente sonó el portón de la casa. Cuando me asomé vi que entraron tres personas armadas. Vienen por mí, le dije a mi esposa”. En su domicilio dormían sus dos hijos menores. El mayor había salido con sus amigos.

“Le dije a mi esposa que escondiera a nuestros hijos, cuando gritaron mi nombre y entró Gustavo (Ramón Martínez), mi amigo”. Éste dijo: ” ¡Compadre, vámonos, apúrate!”. Enseguida entró Marciano Millán Vázquez “Chano”, ordenando: “¡Vámonos ya, rápido!” El tercer hombre se apostó a la entrada. Se cubría la mitad del rostro con una máscara de calavera.

Gustavo tomó a los hijos de Tavira, que ya lo conocían, y los escondió en un clóset junto con su esposa, para que Chano no se los llevara.

“Gustavo me preguntó: ¿Qué hiciste?, No he hecho nada, respondí”. Lo sacaron de su casa y lo tiraron en el piso de una camioneta. Lo trasladaron a un lugar al cual tardaron unos 15 minutos en llegar. Durante el trayecto sólo se escuchaban radios informando que ya lo llevaban. Arribaron a un gran terreno bardiado en el extremo oeste de Piedras Negras.

¿DÓNDE ESTÁ PONCHO?

Ahí Chano lo bajó y lo esposó. Lo llevó a otra camioneta. Era una noche oscura, pero Tavira logró ver que en el sitio había muchos vehículos y decenas de sicarios armados. En un lugar del terreno alcanzó a ver a más de 30 personas de rodillas, con las manos amarradas a la espalda.

En la camioneta lo esperaban los hermanos Miguel Ángel y Óscar Omar Treviño Morales, ‘Z-40’ y ‘Z-42’.

“Fue la primera vez que los vi”, dijo Tavira en el juicio.

“Éste es Tavira, el que trabaja con Poncho”, le dijo David Alejandro Loreto Mejorado, ‘El Comandante Enano’, a ‘Z-40’. Éste le preguntó: “¿Dónde está Poncho?”

“Le dije que hacía tiempo que no lo veía”, contó el testigo.

En ese momento llegó otro zeta, Daniel Menera -con un teléfono en la mano-, y le dijo a ‘Z-40’: “Comandante, ¿me permite? Tavira trabaja para nosotros, ya no trabaja para Cuéllar”, y le entregó el celular. ‘Z-100’ llamaba.

Tras tomar la llamada, ‘Z-40’ dijo: “Ok, está bien. ¿Por qué no me habían dicho? En este momento lo dejo ir, pero cualquier cosa que haga, tú me respondes”, le comentó a Menera.

Menera lo subió a un auto y salieron del terreno. En el trayecto pasaron junto a las personas hincadas, entre las cuales alcanzó a ver a un amigo suyo de la secundaria, Víctor Cruz, con su esposa y su hijo. Eran amigos de Alfonso “Poncho” Cuéllar.

“Ya que estaba en el carro”… Tavira interrumpió su testimonio y rompió a llorar. Se hizo un gran silencio en la sala. Después de una pausa agregó: “Se comenzaron a oír disparos”.

Horas antes, al filo de las 17:30 del viernes 18 de marzo de 2011, habían llegado a Allende 42 camionetas con unos 200 hombres armados, escoltadas por cuatro patrullas de la Policía Municipal. Esa tarde los sicarios se llevaron a más de 150 personas rumbo a un rancho sobre la carretera a Villa Unión.

La escena se repitió varios días en municipios de Cinco Manantiales, de la Región Carbonífera y Ciudad Acuña.

Tavira Alvarado, de 46 años, rindió su testimonio en el juicio del narcotraficante mexicano Marciano Millán Vázquez, ‘Chano’, un sicario que en Coahuila descuartizó con un hacha a una niña viva frente a sus padres, además asesinó y “cocinó” al menos a una docena de víctimas, mientras en San Antonio acudía los domingos a misa.

(Este artículo periodístico fue publicado en el semanario Proceso y reproducido en los periódicos Reforma y El Norte entre otros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s