PAN Y CIRCO

NOTICIAS DIVERSAS.-

Escribe: Héctor Barragán.-

carreras

Como vieja leyenda se recuerda la táctica de conservar la paz en la antigua Roma, capital de uno de los imperios más poderosos y duraderos de la humanidad, cuando le escasearon las guerras de conquista y se llenó la ciudad de soldados empobrecidos, pordioseros y pletórica también de esclavos que fue acumulando durante muchos años. Ello fue por medio del otorgamiento de trigo y diversiones, a costa del imperio.

Las manifestaciones de su hambre y el descontento, eran controladas en ocasiones con una policía estricta, es decir, por la fuerza y la entrega de alimentos en tanto los espectáculos en el circo romano, los sacrificios, las luchas de gladiadores o de esclavos contra animales salvajes, o entre ellos, no podían ser tan frecuentes como se necesitaba.

Por fin, debilitado el pueblo por tanto ocio, fue presa de los pueblos bárbaros.

Transcurrió el tiempo se descubrió que no era preciso o indispensable el esclavismo, la brutalidad con los desvalidos para hacerlos trabajar en provecho ajeno, según aconteció por gran parte del tiempo como feudalismo, sino por medio de los salarios, aunque jamás se haya sabido que se pagará el trabajo en su justo valor, sino se reservaba gran parte de este valor, el que podía comprar los esfuerzos de los trabajadores, para aumentar su influencia sobre la gente y su personal riqueza.

Descubrió también que así como se obligaba al individuo a ganar los medios para adquirir su propio pan y llenar sus demás necesidades, la diversión podía dejar de ser gratuita y por el contrario, fuente inagotable de riquezas.

Primero la confrontación de personas en grupos, en parejas, carreras, atletismo, peleas, para seguir después las meramente deportivas, que se multiplicaron considerablemente y se diversificaron, para mover masas por millares en la mayor parte del mundo.

El espectáculo taurino con sus variantes, tiene también siglo de haberse iniciado.

La radio primero, el cine luego, la televisión y los nuevos medios de comunicación, intensifican el gusto, aumenta constantemente la clientela y fanatismo por los deportes, que se convirtieron en instrumento de gran atracción de personas fanáticas, que la comercialización recibe en cautividad para publicidad de sus productos, ya sea que sirvan o no, sean o no útiles, benéficos o perjudiciales.

toros

Es una manera actual de esclavización y explotación de multitudes para beneficio de algunos privilegiados, los productores de tanta cosa como se publica, sus intermediarios o comerciantes, sin dejar de considerar en sitio especial a quienes suministran los fondos para el sostenimiento y desarrollo de las empresas productoras, cada vez más grandes.

Tan grandes y poderosas como cualquier país, como que semejante a crecientes multitudes, que muy pronto dejan de considerar las fallas humanas que constantemente se producen, entre los deportistas, violaciones, asesinatos, arreglos para el triunfo de cierto personaje o equipo, para lograr la revancha o vender los productos que cuelgan de esos dioses de barro los dirigentes de equipos o los dirigentes de los organismos globalizados, federaciones o similares.

Es decir que no solamente “obligan” a base de aumentar su consumo con mercancías que en rigor se necesita, que le hacen perder los viejos valores de la humanidad como pueden ser la honorabilidad, la honradez, la dignidad y el respeto a las disposiciones de los gobiernos.

Cabe recalcar, la diversión pasó a ser un objeto de comercio en gran escala, explotada a su vez por los medios comunicadores al que le facilitó ascender en su capacidad política, lo mismo que económica y ambos dedicados a exprimir los recursos de la sociedad, por supuesto con el beneplácito de los gobiernos, que hay perdido la mayor parte de su autoridad, capacidad de gestión debido a la penuria económica.

Limitaciones económicas debidas a la política neoliberal, que le restó de hecho sus actividades más lucrativas y le restringe las “cooperaciones” que por derecho le corresponden para atender su responsabilidad ante la sociedad.

Pero esos medios de comunicación masiva y ahora inmediata, contribuyeron a crear ídolos de los artistas, de los especialistas en la ficción y simulación, atrayendo multitudes de admiradores y “fans”, entre los cuales, lo mismo que en los deportes, destacan una minoría que elevan en la popularidad y llenan de riquezas, la enloquecen con la popularidad, vicios y drogas y su consumo absurdo, el despilfarro que hace que sus seguidores olviden su situación.

Llenan de riquezas y abundancia a una milésima de sus víctimas directas, para hacer soñar a millones de personas y sacarles fortunas enteras.

TRAGEDIA MUNDIAL.

futbol

Es una verdadera desgracia que consigan embaucar a millones de seres, embebidos en los espectáculos, en la falsedad de su éxito o en lo vano de sus logros, haciendo olvidar a niños y jóvenes la existencia de asuntos vitales para su familia, su persona, la humanidad entera.

Dejan de atender los asuntos importantes para ver a sus héroes, para luego indagar su historia, sus virtudes logros y fallas, para invertir otro tiempo potencialmente valioso, en discutir, hacer prevalecer su opinión ante sus similares jóvenes adictos.

Porque solamente los viejos deberían tener como “actividad” preferente el seguimiento de los equipos deportivos, los destacados, su envidiable posición económica (en lo material solamente) y la imposibilidad de llegar a ser como ellos, escalar la fortuna, enfocar hacía sí la mirada, los reflectores y los micrófonos.

Pero hay un grupo importante dejado de lado en este asunto los técnicos de la comunicación, que son multitud, los reporteros y cronistas, subyugados como el más de los fanáticos, como que son instrumentos para el espectáculo.

Hay un viejo libro que fue ampliamente criticado en su tiempo y posiblemente sea difícil de conseguir, elaborado por Enrique Ford, el primero, el gran industrial del automóvil, del trabajo en línea, de la producción barata para que gran número de consumidores, libro que denominó El Judía Internacional y esboza un complot contra la humanidad.

ECONOMIA GRANDE.

Sin que contribuyan de manera importante a aumentar el volumen, calidad y mejoramiento de los precios al consumidor, las competencias deportivas, las actividades deportivas y de diversión incrementadas en su público por los medios electrónicos, foros, estadios y campos abiertos, ocupan una parte importante, muy significativa en la economía de los países. Vale recalcar, sin aportar gran cosa a la riqueza que satisface necesidades de primer orden, las que reducen la pobreza y aumentan la eficacia y capacidad productiva y cultural de una sociedad.

La banca gravitan sobre los productores de mercancías y servicios de igual índole valiosa, representan también parte medular en los números totales del producto interno bruto de una nación.

Y el gobierno toma partido en favor de los medios de comunicación que fomentan deporte y diversiones, así como el consumo superfluo añejo a ambos, al favorecer vale repetir, con elementos económicos y legales, singularmente en fecha reciente, proporcionar gratuitamente aparatos televisores para que la gente con menores recursos tenga acceso a los medios de venta y recreo que caracterizan las personas y países con los mejores niveles de vida.

Porque el sistema económico mexicano es una copia, rudimentaria o mal hecha, de los de países industrializados, de los cuales tradicionalmente y seguramente por mucho tiempo más, México será dependiente económico, político, tecnológico, pagando el precio que vayan estableciendo las grandes empresas transnacionales. Lo mismo por las mercancías industrializadas de alto costo que pagando los menores precios que puedan conseguir, de las materias primas que nos compren y por supuesto, los salarios menores que ofrezcan a los braceros en su territorio o los cubran en las maquiladores establecidas en México.

La banca en la situación actual, es más eficiente para los intereses de sus países de origen que la poca mexicana que queda, por razón que se rige por los intereses de la economía global y de manera alguna (salvo que esos intereses llegaran a coincidir en ocasiones) a los locales, que deben necesariamente que propiciar el empleo masivo, para personas con relativamente menos capacidad técnica en tanto  logra superarse, estimular el aumento de producción de mercancías que se compran al extranjero, las que abatan la fuga de divisas, en fin. Necesidades urgentes de los mexicanos, que en sus países originarios han superado hace tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s