El valor de la comunicación política

NUESTRO NORTE.-

Escribe: Mario Peralta

nieto1.jpg

A menos de un año de que los coahuilenses elijamos un nuevo gobernador, debemos luchar para que los partidos políticos no empoderen a rateros con nuestros votos. Los candidatos deben hacer campaña empezando por adelantar quienes formarán su gabinete y de esa forma, los futuros funcionarios de primer nivel serán evaluados por el pueblo, y en caso de que alguien tenga expedientes negros pendientes con la justicia, será descalificado antes de las elecciones.
Cuando las redes sociales de la internet superan a los medios comerciales generando patrones de opinión política, es tiempo de que los partidos políticos echen mano de candidatos honestos para ganar elecciones, para gobernar con legitimidad y estabilidad.
Los partidos y sus dirigencias ya no tienen justificación para reciclar a rateros que teniendo expedientes negros pendientes con la justicia se agarran de la corrupción de sus propios partidos para empoderarse y así gozar de impunidad para seguir robando.
Si los partidos tiene voluntad de combatir la corrupción, deben buscar la sinergia de candidatos confiables, que no tengan basura bajo la alfombra ni antecedentes que los obliguen a esconder la cara.
El valor de la comunicación política. De gran importancia es que los partidos, y los gobiernos en los tres órdenes, sepan relacionarse con todos los medios de comunicación donde han fallado y hasta ahora no se han dado cuenta de ese grave error.
El grave error consiste en que los partidos y los gobiernos no comprenden que las redes de la internet tienen una cubertura muy sólida y de gran capacidad crítica, lo que no tienen los medios tradicionales y comerciales de comunicación masiva.
Los mandones deben saber que un exitoso manejo de imagen política no se hace con los compadres ni cómplices personales. En primer lugar, un titular de prensa debe ser un profesional de la comunicación respetado por la sociedad y por el mismo gremio de comunicadores, Si no goza de respeto ante los periodistas su fracaso es inevitable en perjuicio de los gobernantes y de la comunidad.
Sobre la idea de que los candidatos deben dar a conocer los integrantes de su gabinete, aparte de jalar votos con personas honestas y respetables, evitarán que se empoderen cartuchos quemados. Cuando las especulaciones tienen un propósito preventivo son totalmente justificadas.
Así las cosas, los partidos de oposición y los independientes, como Armando Guadiana Tijerina, llevarán agua a su molino en cantidades industriales, pues conocido es el viejo pelito político relacionado con la explotación y comercialización del carbón.
Degradaron al
Sr. Barriga por abusivo.
Según conocedores de los protocolos internos, Enrique Galindo fue degradado como Comisionado General de la Policía federal, y no sólo cesado de ese importante cargo en el Gabinete de Seguridad de Enrique Peña Nieto.
Se sabe que fue degradado porque en la ceremonia de su despido, fue obligado a presentarse sin uniforme y sin las insignias oficiales que según los mandos superiores no merece por deshonrarlas con el mal desempeño de sus funciones. En este caso, los mandos superiores son los del presidente EPN quien tomó la decisión de quitarle la chamba.
La salida del Sr. Panza, es un positivo mensaje que el Sr. Presidente EPN dedica a otros oficiales que luego de violar los derechos humanos, siguen nadando de muertitos cubiertos de impunidad. Recordemos los horrorosos crímenes masivos del Penal de Piedras Negras y del municipio de Allende Coahuila. En estos asesinatos hay desapariciones forzadas, cadáveres hechos pozole y muchos desplazados de sus hogares, según la prensa seria. ¡Y no pasa nada!
Ese mensaje del Presidente EPN, debe ser escuchado con respeto y atención por los altos jefes militares, que cargan gordas carpetas de denuncias en organismos internacionales defensores de Los Derechos Humanos.
La degradación del Sr. Barriga no hace verano ante del dolor de miles de familias víctimas de los abusos del Ejército cuyos seres queridos fueron ejecutados o bien desaparecidos por las fuerzas armas, sin embargo, sienta el precedente para que los militares abusivos sean llevados ante la justicia.
Es justo y necesario recalcar que no basta una degradación: si el Sr. Barriga es culpable, debe ser encarcelado por los delitos que se configuren según las leyes. De no ir a la cárcel, será otro caso de injusticia, y en resumidas cuentas, otro caso de impunidad.
Los militares y los policías, deben entender que su investidura oficial de ninguna manera es licencia para asesinar, y mucho menos a mexicanos que defienden sus derechos ya pisoteados por el mal gobierno. Diremos desde Nuestro Norte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s