Antes, eran amigos y socios; hoy Martínez Soriano niega a Mono Muñoz

***  “La Paloma” llegó a agasajarlo con deliciosos platillos, ahora es un criminal.-

paloma

Marcos Martínez Soriano muestra su obra culinaria; a su izquierda el ex delegado de gobernación, a la derecha Ricardo Dávila “El Quemado”, hombre de todas las confianzas de “Mono” Muñoz.

Saltillo, Coah., 12 de septiembre.- Hoy, no tiene empacho en negarlo. Antes era su amigo y los amigos de éste eran sus amigos. El comentarista de la televisión local Marcos Martínez Soriano quiere olvidar aquellas no tan viejas relaciones “de familia”, por eso niega e inclusive acusa la calidad delincuencial de Juan Manuel Muñoz Luévano, mejor conocido como “Mono” o “El Inge”.

Nada más fue saber que la policía española lo había detenido, porque “alguien” de la televisora RCG, socio en algunas empresas, se encargó de denunciarlo, de señalarlo como uno de los principales lavadores de dinero, y alzó la voz para hacer leña del caído, de aquel hombre al que alguna vez le preparó una deliciosa paella en aras de conquistar inversiones jugosas.

Un reportaje a fondo realizado por periodistas de la página noticiosa ;PuntoYComa pone al descubierto la relación del comentarista, mejor conocido como “La Paloma”, quien logró amasar una considerable fortuna a la sombra de quien ahora es, para él “un delincuente”.

Pronto olvidó Martínez Soriano que su cartera y su familia fueron los más beneficiados con esa relación. Fue tal esa supuesta amistad –dice la agencia informativa—que “Mono” le abrió las puertas de su casa y tanto él como su hija, le brindaron techo y comida a sus parientes que fueron en plan de estudios a España.

Y así fue, una persona muy allegada al conductor estrella de RCG Canal 7, recibió un cúmulo de atenciones durante una larga temporada en la que compartió la residencia que Juan Manuel Muñoz tiene en Madrid con la hija de éste.

Cuentan personas cercanas a ambos personajes que era tal su cercanía que un día abusó de las confianzas y durante una fiesta echó a la calle a los amigos de la hija de “El Inge”, desde entonces la relación se fracturó un tanto, no así los negocios y propiedades que Martínez Soriano construyó bajo el amparo del “blanqueador de capitales”.

Como las ratas lo hacen, fue el primero en abandonar el barco tras la caída de “Mono” y junto con su jefe Roberto Casimiro González, negaron toda relación en un intento por librarse de cualquier acusación que pudiera inmiscuirlos en actos de corrupción y relaciones con un grupo del crimen organizado.

Inclusive decidieron prender fuego a fotografías donde se les relaciona con manejo de dinero de dudosa procedencia; y más aún, aquellas más familiares, donde Soriano presume, junto con el abogado de Juan Manuel Muñoz, Ricardo Dávila “El Quemado” detenido hace unas semanas, de la forma exquisita con que prepara algunos platillos, como la deliciosa paella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s